Juani & Gatón – Capítulo 5: Los instrumentos que se soplan